Archivo de la categoría: Lecciones de viaje

Cuarto de Luna (Tarandacuao)

Cuarto de Luna (Tarandacuao)

Una experiencia rica de culturo y esfuerzo. Se observa que cuando alguien quiere hacer la diferencia, solo es necesario empeñarse y hacerlo, no caben pretextos… Solo Ganas

http://www.ceramicaservin.com/

Deja un comentario

5 agosto, 2012 · 13:03

San Francisco

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Archivado bajo Lecciones de viaje

Con solo casi 4 años puede enseñar a perseguir sueños.

Quiero compartir 2 fragmentos en el que involucra a uno de mis sobrinos, de cómo alguien sin tantos bloqueos mentales puede lograr hacer cosas de una manera tan honesta y simple por no tener esas barreras, como el de tan solo casi 4 años puede enseñar a perseguir sueños.

Hermana cuenta a Hermano

Anécdota
Ayer fuimos a andar en moto, había una luna hermosa en el cielo. Se la enseñamos a Omar y Lucía. A Omar en lo particular que gustan mucho las lunas. Omar y Lucía habían coleccionado piedritas… entonces me dijo. Mamí voy a aventar las piedritas en la luna… yo le dije, ok, a ver si alcanzas, está lejos…

Luego me voltee y me puse a limpiar los anteojos de Lucía… en unos dos minutos Omar chico iba lejísimos caminando justo hacía la luna…Omar Papá se subió a la moto y fue a alcanzarlo. El no sabía nada del comentario que me había hecho Omar… entonces Omar Papá le preguntó… ¿a donde ibas? Omar contesto… a la luna papí, a dejar mis piedritas. Papá le contesto, está lejos Omar… muy lejos, mejor nos regresamos…

Saludos

Hermano responde a Hermana

Anécdota hermosa y verdad me saco una sonrisa que me durara unos buenos meses.

sabes tienes tu (Hermana) y Omar (papa) tienen un buen reto… nunca dejes que ni Omar y Lucia dejen de perseguir la luna, no les digas que esta lejos o es imposible, diles que solo hay que soñar y luchar todos los días para llegar a ella.

Deja un comentario

Archivado bajo Lecciones de viaje

Una lección de taxista

Platicando con un taxista me comentaba lo importante que era para el otorgar SU SERVICIO, que lo consideraba no solo de traslado, sino de todas la cosas que implicaban me decía – me ha tocado ser guía de turista, mecánico, psicólogo, confidente, relacionista y hasta paramédico, me preocupo de leer y estar enterado para siempre tratar de tener platica por si el pasaje lo necesita. – Me platicaba de la responsabilidad que su trabajo implica de cómo la gente depositaba la confianza a un desconocido, de cómo su responsabilidad se multiplicaba por el simple hecho de que a las personas que transportaba no las conocía, era su responsabilidad llevarlas seguras a su destino… Me quede pensando, ¿que no es al revés? Como es posible que piense que mientras menos conoce a las personas más responsabilidad tiene sobre de ellas, que no se supone que nosotros nos debemos al los que están cerca de nosotros, a nuestra familia, amigos a nuestro grupo cercano. De repente esa teoría loca del taxista me hizo sentido, comprometernos por aquellos que no conocemos, aquellos próximos que en ocasiones no vemos pero son importantes para que nosotros podamos llevar nuestro día a día.

Después de esta platica me dejo algo muy claro, no nos preocupemos por salvar al mundo o a mi país, preocupémonos por influenciar de manera positiva al que esta al lado de nosotros, a nuestro padre o hermano, pero también aquel que nos ayuda en nuestra vida diaria, no importa que tan relacionado este con nosotros, lo que importa es que vea una diferencia en nosotros y que vea que haciendo lo correcto, todo estaremos mejor.

En verdad como me encanta platicar con los taxistas te das cuenta que no son como los pintan, claro como todo hay sus excepciones, pero como ellos trata de ver la vida de manera comprometida y aporta para que todos estemos mejor.

Deja un comentario

Archivado bajo Lecciones de viaje